• Infocus

Motivación en el trabajo

Felicidad, bienestar, satisfacción, motivación, propósito son algunas de las palabras que últimamente nos vienen sonando bastante. Para vos, ¿son lo mismo? ¿En qué punto se asocian o se influyen mutuamente? Todos estos conceptos no son lo mismo, aunque se relacionan bastante, y me gustaría acercarte una idea de lo que hay que tener presente a la hora de afrontar nuestro día a día en el trabajo, y sentirnos a gusto con nuestras tareas cotidianas.


Me voy a remontar a algunos años atrás cuando estaba finalizando el colegio, y por obra de arte tenía que estar segura de elegir un rumbo profesional que me haría feliz toda la vida… ¡Qué simple elección! No solo se sumaba la presión personal de elegir en base a lo que me hacía feliz, sino también en base a lo que me daría un sustento económico; sumándole la presión familiar y social por tener que elegir una carrera digna y no equivocarme. Una decisión sumamente compleja y en un momento incipiente de mi desarrollo personal, que me hacía tirar la baraja y agarrar una carta al azar. Recuerdo lo desafiante que fue en ese momento aventarme a una carrera sin tener la certeza de que sería MÍ carrera. Luego de unos años de analizar la situación, comencé a comprender un poco más de qué se trataba ese proceso.


Todos tenemos intereses muy distintos, gustos variados y motivaciones dispares, por lo que al momento de elegir una carrera y un posterior trabajo, es fundamental conocernos muy bien. Primero tenemos que reconocer qué nos gusta, qué nos motiva, qué nos impulsa a mejorar y querer crecer todos los días, para poder entender qué le da sentido a nuestras acciones. Una vez que tenemos claro esto, tomar la decisión sobre nuestro camino profesional, se vuelve más sencillo!


Alguna vez te detuviste a pensar cuál es la energía que te mueve a hacer las cosas que te gustan, y a actuar de manera congruente con tu deseo? ¿Qué es lo que te genera ganas de ser mejor, de potenciarte e ir en busca de nuevos retos? Muchas veces reprimimos nuestro deseo porque sentimos que es inalcanzable o que no nos va a retribuir económicamente como quisiéramos, aunque no nos damos cuenta que si lo hacemos con pasión, y buscamos ser los mejores, indefectiblemente nos irá bien, y hasta mejor de lo que esperábamos.


Volviendo un poco al bienestar en el trabajo y a nuestro desarrollo profesional, tenemos que entender que nos mueven intereses y motivaciones distintas, mientras algunas personas disfrutan desempeñarse en roles gerenciales, llevando el manejo de equipos de trabajo, otros disfrutan especializarse técnicamente en un rol y volverse expertos en eso. Hay personas que se motivan emprendiendo y trabajando en entornos desafiantes, mientras que otros disfrutan de la estabilidad y la seguridad laboral; hay quienes aman la vocación de servicio y tienen un gran deseo por transformar la realidad, y están quienes disfrutan el trabajo independiente. Si lográs definir qué es lo que a vos te motiva y en dónde te sentís en plenitud, es mucho más fácil elegir tu lugar de trabajo y tu rol profesional, ¿sabés por qué? Porque forma parte de tu esencia, de tus comodidades y tus gustos, y puede que no cambie demasiado durante tu vida. Por ejemplo, si sabés que no te gusta hablar mucho con las personas y elegís una profesión que te obliga a estar en constante contacto con gente, probablemente no encuentres satisfacción en tu trabajo, por el simple hecho de estar atentando contra tus intereses y necesidades.


¿Felicidad o Bienestar?

Por un lado, la felicidad en el trabajo es una decisión que tomamos cada uno de nosotros ante determinadas acciones, y depende enteramente de nuestra mirada y de nuestra voluntad aplicarla cada día.

Por otro lado, el bienestar tiene un poco más que ver con las acciones que llevan a cabo las empresas internamente, para brindarle a sus colaboradores, un buen ambiente de trabajo. Está sumamente relacionado con el clima laboral que ejerce la empresa en el día a día.


Entonces podríamos decir que en la sinergia y en el aporte tanto nuestro, como de la empresa en la que trabajamos, podemos trazar el camino para lograr sentirnos a gusto con nuestras funciones y nuestro empleo.


En relación a la felicidad, que es la parte que depende de nosotros, alguna vez te preguntaste por qué haces lo que haces? Creo que esta pregunta es clave para que nos paremos a reflexionar sobre nuestras elecciones!

Puede que te afloren miles de pensamientos, probablemente una infinidad de respuestas que te sumerjan en el deber y la obligación por encima del querer.

Más allá de todo eso, quiero que sepas que todos le podemos encontrar un propósito a lo que venimos haciendo… nuestro propósito personal, y éste es bastante más poderoso que cualquier otra elección, porque refiere a un PARA QUÉ, para qué hago lo que hago.

El propósito es algo así como el motivo por el cual yo hago lo que hago, esa energía que guía mis acciones y logra generarme satisfacción cuando llego a cumplir mis metas.


¿Vos ya pensaste en esto? ¿Tenés idea sobre cuál es tu propósito? ¿Qué acciones te gustaría tomar para acercarte todos los días un poquito más a tus metas y desplegar tu motivación? Armate un camino que te guíe hacia ese lugar en donde te sentís en bienestar y armonía.


Si bien no siempre es posible elegir el trabajo de nuestros sueños, siempre es posible encontrar el propósito que nos lleva a hacer lo que hacemos, y así encontrar el equilibrio que necesitamos para nuestro bienestar psicofísico, social y espiritual.


Puede que pienses que no hay un propósito dentro de tu trabajo, ahí es cuando te invito a que pienses en los momentos en que sentís que agregas valor mejorando algún proceso o la calidad de vida de alguien más, o en esas pequeñas acciones que te devuelven satisfacción al hacerlas, como por ejemplo, cuando ayudas a tus compañeros a resolver un problema puntual, cuando propones una mejora para tu equipo, o mismo cuando recibís un mensaje de alguien que agradece tus trabajo.


Sabemos que el contexto cambia todo el tiempo, hoy estamos enfrentando una pandemia, mañana llegará un jefe que no nos caiga en gracia; siempre nos encontraremos con escenarios variados y que nos generen incertidumbre; acá viene lo importante, lo único que podemos controlar son nuestros actos, y conocer nuestras motivaciones nos ayuda a encarar y direccionar nuestras acciones diarias hacia ese propósito personal que nos mueve, para encontrarnos en bienestar y plenitud con nuestro trabajo.


Y vos… ¿Cuál es tu motivación? ¿Qué querés lograr en tu trabajo? ¿Cuáles son las acciones que te hacen feliz? ¡Encontralas y potencialas!



  • Icono social LinkedIn
  • Facebook icono social
  • Instagram